Mantenimiento y cuidados

Los audífonos son instrumentos de alta tecnología con los que se debe tener un cuidado minucioso tanto en la limpieza como la prevención de la humedad para evitar averías.Confíe todas las reparaciones a nuestros profesionales audioprotésicos.El mantenimiento de los audífonos es una buena inversión.No olvide que el cuidado de sus audífonos y el buen funcionamiento de los mismos le ayudará a mantener la calidad auditiva de éstos en óptimas condiciones.A continuación, le damos una serie de sugerencias valiosos para el cuidado correcto de los audífonos:
Proteja los audífonos de la suciedad: hay pautas básicas para la limpieza.
Limpie el audífono con un paño seco y suave o con líquidos especiales de audífonos.
Nunca debes limpiar el audífono con agua, alcohol o con líquidos especiales de audífonos
Antes de tocar al audífono, procure que sus dedos estén siempre limpios y secos. La entrada del micrófono es muy pequeña y puede obstruirse con un manejo indebido.

Proteja los audífonos de la humedad: éste es el gran enemigo de los mismos

Quítese los audífonos si va a ducharse, bañarse o nadar. Tampoco deje los dispositivos en el baño, ya que es un lugar donde se suele condensar mucha humedad. Límpiese los oídos antes de colocarse los audífonos.
Tenga en cuenta que la humedad y la condensación pueden dañar los componentes electrónicos de los audífonos. Se recomienda quitar la pila del dispositivo por las noches y dejar el compartimento de la pila abierto. Utilice un sistema especial de secado que le aconseje su audioprotesista.

Proteja los audífonos del cerumen: que puede obstruirlo asi como la acidez de la cera.
El cerumen es una de las causas más comunes por las que los audífonos no funcione como debe. En el uso diario, el cerumen puede entrar en la salida de sonido del audífono, causando así que se obstruya el sonido de éste.
En los audífonos dotados de protector de cerumen, es muy importante limpiar la zona alrededor del protector de cerumen e incluso cambiar periódicamente los filtros anticerumen que se suministra con los mismos. La limpieza se puede hacer con la herramienta suministrada con el audífono.
Pocas personas hablan del tema del cerumen, y muchas utilizan varias herramientas (copitos de algodón, pinzas para el pelo, etc.) para limpiarse los oídos. Por desgracia, estas prácticas suelen agravar el problema, ya que el cerumen se empuja más profundamente en el oído. Recomendamos acudir habitualmente al audiólogo y otorrino para que éste te limpie los oídos.
Algunos consejos básicos para el correcto uso del los audífonos
Nunca deje caer el audífono, ya que el daño causado puede ser irreparable.
Retire el audífono cuando aplique productos para el cuidado del cabello (laca, maquillajes), ya que al entrar en contacto con el audífono podrían causarle daños.
Cambie las pilas del audífono con la frecuencia sugerida por el fabricante y nunca las deje dentro del audífono si va a pasar una temporada sin utilizarlo (los audífonos actuales suelen tener avisadores sonoros cuando debe renovar la pila).
Si el audífono se moja no le aplique fuentes de calor directamente, como secadores de cabello, o calefactores, pues las altas temperaturas pueden dañarlo.
Resguarde su audífono de la humedad y el contacto con el agua. No lo utilice en la ducha, piscinas, saunas o espacios similares.
Si se somete a algún tratamiento terapéutico con radiación o calor, deje su audífono en otra habitación.
Mantenga los dispositivos fuera del alcance de los niños y los animales domésticos.
No debes exponer el audífono a temperaturas elevadas o a humedad.
Cuando no utilice los audífonos, lo mejor es guardarlos en el sistema de secado. Transporte siempre los audífonos en su estuche para protegerlos de daños y suciedad.
Sólo emplee los productos adecuados para audífonos; en CEA nuestro personal especializado le indicará los más adecuado en cada caso, así como darle las indicaciones y consejos para el uso mas adecuado de su audífono en la colocación, limpieza, cambio de pilas, limpieza de moldes, etc…
El molde
Los audífonos retroauriculares poseen un tubo de plástico y el molde es el que lleva el sonido al oído;
El molde se puede bloquear fácilmente debido al cerumen. Para alargar la vida del molde y asegurar que este funcione correctamente, es importante revisarlo y limpiarlo con regularidad para eliminar el cerumen y el agua de condensación. Si no se hace esto, no podrá pasar el sonido.

AUDIFONO MOLDE
Limpieza y cuidados del molde

1. Retira con cuidado el molde y la manguera del audífono.
2. Coloca el molde y la manguera en un recipiente con agua tibia y jabón neutro. Déjalo durante 5 – 10 minutos para que se disuelvan el cerumen y la suciedad.
3. No introduzcas copitos de algodón, cerillas, limpiapipas o semejantes en el molde. Si el molde tiene una ventilación y esta está bloqueada por cerumen, es posible limpiarlo con la pequeña aguja de plástico para la limpieza que se suministra con el audífono.
4. Enjuaga el molde con agua limpia.
5. Seca el molde con un paño. El canal del sonido del molde y la manguera deben estar completamente libres de humedad antes de volverlos a poner en el audífono, puede utilizarse peras para secar el exceso de agua.
6. Conecta el molde y la manguera al audífono
7. La manguera que conecta el molde con el audífono debe ser flexible. Una manguera vieja puede causar pitidos. Cámbiala al menos cada dos meses, si se ha vuelto muy rígida o no se ajusta correctamente.

Las pilas
Cada modelo de audífono utiliza un tipo específico de pila.
Hay gran diferencia en el tiempo de duración de las pilas. En los audífonos potentes y los audífonos que se utilizan durante muchas horas al día, hay que cambiar las pilas más frecuentemente que en los audífonos para pérdidas leves o si sólo se utilizan durante periodos más cortos.
Las pilas mas adecuadas son las de Zinc-Air que vienen protegidas por un papel que hay que quitarlo antes de colocarlas en los audífonos y no se reactivan hasta estar en contacto con el aire.