Trastornos del habla

  • Dislalias

    Son alteraciones de la articulación de uno o varios fonemas por omisión, sustitución, adición o distorsión de algunos sonidos del habla.

    Las dislalias pueden ser:

    Evolutiva o fisiológica: normal del proceso evolutivo y madurativo del niño.
    Audiógenas: por deficiencias auditivas.
    Orgánicas: por problemas del sistema nervioso central (disartrias) o por alteraciones de los órganos del habla (disglosias).
    Funcionales: por mal funcionamiento de los órganos articulatorios.
    Cuando un sujeto presenta múltiples dislalias, su habla puede ser ininteligible.
    Disfemia o tartamudez

  • trastornos del habla CEA

Trastornos en el ritmo o la afluencia del habla.

Trastorno de la comunicación producido por una alteración en la fluidez del habla.
Puede ser de varios tipos: Tónica: con interrupciones múltiples e involuntarias del habla.
Clónica: con repeticiones de sílabas o palabras durante el discurso.
Tónico-clónica o mixta: combinación de las dos anteriores.
Puede ir acompañada de una serie de síntomas como tensión muscular en cara y cuello, tics, uso de “muletillas”, sudoración, enrojecimiento, etc.- psicológicamente produce miedo a hablar, ansiedad, estrés, inseguridad, etc.
Disglosias

Trastornos en la articulación de los fonemas debido a alteraciones anatómicas o fisiológicas (anomalías o malformaciones de labios, lengua paladar, mandíbula, etc.)
Las más comunes son: labio leporino, fisura palatina, atresia mandibular…
Disartria

Es un trastorno del habla de origen neurológico. El paciente no puede articular correctamente los fonemas por lesiones que afectan a los nervios y/o músculos.

Las causas más comunes que la originan son:

ACV (accidente cerebrovascular).
Lesión cerebral.
Tumor cerebral.
Enfermedades que producen parálisis facial ( esclerosis múltiple,esclerosis lateral amiotrófica, parkinson…).
Traumatismo facial o cervical.
También puede ser medicamentosa (sedantes).
Mutismo selectivo

Se da en aquellos niños que teniendo capacidad para hablar, son incapaces de hacerlo en situaciones poco familiares y/o ante personas extrañas.
Generalmente suele acompañar a rasgos de personalidad como timidez, retraimiento y dependencia.
Conlleva problemas de adaptación al entorno, sufrimiento y problemas académicos.